Con la colaboración de:

El origen del cacao

“Una sola taza de esta bebida, fortalece tanto al soldado que puede caminar todo el día sin necesidad de tomar ningún otro alimento”. Hernán Cortés, carta escrita al Emperador Carlos V.

La ruta del Cacao
La ruta del Cacao

Cuando los españoles, encabezados por Cortés, desembarcaron en las costas americanas, encontraron una infinidad de productos hasta entonces desconocidos para ellos y quizás uno de los mas interesantes, es el que hacemos mención en esta historia, el cacao.

Para los Olmecas, Mayas y Aztecas, el cacao, era considerado un símbolo de riqueza utilizado en la mayoría de rituales religiosos como ofrenda al Santo Patrón, y elaboraban una bebida compuesta de una mezcla de cacao maíz molido, pimienta, canela, vainilla y otras especies. El resultado una bebida tonificante, energética y afrodisíaca.

Representación de Eckchuah,  Dios Azteca del cacao.
Representación de Eckchuah, Dios Azteca del cacao.

La historia continua hasta nuestros días, con el comercio y expansión del cacao por todo el mundo.

El año pasado, recorrí cerca de 9.000 kilómetros dentro de Ecuador, en la búsqueda del uno de los mejores cacaos del mundo. Por pocos es conocido que mi país produce el 62% de una de las mejores variedades de cacao con la que las chocolateras a nivel mundial elaboran chocolate de altísima calidad. El Nacional Fino de Aroma, y que desde hace un año atrás cambió de nombre a cacao ARRIBA, gracias a la obtención de la Denominación de Origen.

 Esta búsqueda me llevó por la costa, parte de la sierra, como así llamamos a la cordillera de los Andes que atraviesa de norte a sur mi país, y a la Amazonia. Un viaje realizado a lomos de una Royal Enfield Classic 500 con sidecar, en la que me acompañó Jaime Freire, funcionario del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), y que desarrolló el programa de reactivación del cacao en Ecuador.

Junto a Jaime Freire recorriendo los caminos que nos llevaron al  corazón de cacao ecuatoriano
Junto a Jaime Freire recorriendo los caminos que nos llevaron al corazón de cacao ecuatoriano

Una aventura maravillosa en la que descubrí varias cosas, una de ellas: la mayoría de productores de cacao en el país son gente feliz; dicen que los árboles de cacao tiene la propiedad de absorber la “mala energía” y a quién ingresa a una plantación dejarlo limpio y armonizado, otra cosa, que la gran mayoría de productores son pequeños, ya que sus plantaciones no superan las 10 hectáreas y que se encuentran agrupados en asociaciones, las que controlan la calidad de la almendra de cacao.

Pero, el mayor descubrimiento del que fui testigo se dio cuando llegué al confín de la Provincia amazónica de Zamora Chinchipe, en el sur de Ecuador, frontera con el Perú.

Mazorcas de Cacao
Mazorcas de Cacao

En Palanda, fui testigo que recientes investigaciones arqueológicas cuestionan que el origen de cacao es centroamericano. Estos trabajos empezaron en el año 2002 y dieron como resultado que los habitantes de Palanda, domesticaron el cacao 2.000 años antes que los centroamericanos, la evidencia arrojó resultados, por medio del uso de carbono 14, de hace 5.000 años. Además estos resultados también revelaron que el cacao existente en ese sector es muy parecido a la variedad ARRIBA.

Su origen…

El histórico origen del cacao
El histórico origen del cacaoEl origen del cacao

Los vestigios arqueológicos que se encontraron en el Templo de Santa Ana de la Florida, le dan al cacao ecuatoriano valor ancestral, geográfico e histórico, lo que posibilita a mi país a reclamar el titulo que le acredite como país de origen del cacao.

El Ecuador, fue el primer productor a nivel mundial de cacao a finales del siglo XVIV y siglo XX. y en donde ya se lo conocía como fino de aroma arriba, por sus características organolépticas, dato curioso el nombre de arriba se origina en la siguiente anécdota.

El fruto del cacao
El fruto del cacao

Un grupo de empresarios europeos llegó hasta el puerto de Guayaquil a comprar la “pepa de oro”, como se la llamaba hasta ese entonces a la almendra del cacao y preguntaron a los lugareños: “… de donde viene el cacao…” y les respondieron: “… de arriba…” refiriéndose rio arriba, a la parte alta de los ríos Daule y Babahoyo, de ahí, de esta anécdota surgió el nombre de arriba.

El auge del cacao en Ecuador terminó en la primera década del 1900 con la aparición de dos enfermedades: la escoba de bruja y la monilla. Hoy luego de casi 70 años los productores de cacao ARRIBA ganan terreno gracias a los programas de reactivación de este producto. Por un lado la “Gran Minga* del Cacao”, que espera podar cerca de 19´800.000 árboles en 49.600 hectáreas y el trabajo genético que realiza el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP), que ha logrado desarrollar la propagación in-vitro del cacao nacional fino de aroma, proyecto líder en el mundo.

Tomás Gracia, productor de cacao
Tomás Gracia, productor de cacao

En el recorrido por el país, conocí a muchos personajes dignos de cualquier novela de fantasía, es de esos personajes soñadores que se contentan a cada paso con el canto de un pájaro o el nacimiento de un nuevo fruto. Tomás Gracia, un esmeraldeño de 76 años, vive solo en su finca donde cuida 546 árboles de cacao y produce casi el doble de lo que produce una hectárea con 1100 árboles.

Esta fama de gran cacaotero se la debe a su pasión, al amor que entrega a su trabajo, todos los días al entrar en la finca habla con sus árboles  los acaricia y abraza, según sus propias palabras: “…a ellos solo les falta hablar…”, estos árboles le han dado todo lo que tiene. Las condiciones de vida de Tomás son básicas, diría que austeras, pero con la cosecha diaria le alcanza para vivir feliz.

Iván Garzón, Ingeniero en Jefe del Departamento de Biotecnología del INIAP, revisa las plántulas de cacao Arriba.
Iván Garzón, Ingeniero en Jefe del Departamento de Biotecnología del INIAP,
revisa las plántulas de cacao Arriba.

Una lección de vida que jamás olvidaré, ser feliz y agradecido con poco, que basta con vivir en armonía con el medio ambiente, protegiéndolo, aprovechando todo aquello que la naturaleza te da y devolviéndoselo con respeto y amor, pero sobretodo utilizando lo justo y necesario.

Estas dos experiencias que acabo de contarles, son el punto de partida de este viaje maravilloso al corazón del cacao y el chocolate ecuatoriano. Un viaje plagado de sorpresas a la vuelta de cada esquina, así es mi país, así es Ecuador, el país del cacao.

*MINGA: palabra quichua que significa, reunión de amigos o vecinos para hacer un trabajo en común.

Enlaces sugeridos:

http://www.youtube.com/watch?v=XNLIFzpry2c

http://www.youtube.com/watch?v=fyJFEa1bVg0

http://www.youtube.com/watch?v=SDioJQRCtuc

Autor del artículo
Juanka Castillo
Más de 35 años en sus espaldas trabajando para medios de comunicación de América Latina y Europa. Ha dirigido y producido varios programas de radio y televisión. Su ultima producción, El Gran Cacao, fue en la búsqueda del mejor cacao del mundo y recorrió mas de 9 mil kilómetros en motocicleta dentro de Ecuador. Aventurero incansable, amante del buen comer y la fotografía.

Comentarios

1 comentario
  1. Escrito por
    Vaina de Vainilla | The Gourmet Journal: Periódico de Gastronomía
    Ene 19, 2017 Reply

    […] Fueron los descubridores de América los que denominaron a la vanilla planifolia como pequeñas vaina de vainilla o vainillas. Esta orquídea trepadora es originaria de América Central y en la actualidad, se cultiva en diferentes zonas tropicales alrededor del mundo. Imagino el interés que suscitó entre aquellos aventureros cuando la probaran en bebidas de cacao. […]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies