Con la colaboración de:

Milhojas de Café y Vainilla

Pon el punto final más goloso a las comidas con esta crujiente, cremosa y delicada milhojas

Aunque el origen de las milhojas se atribuye a los franceses, es cierto que este delicado pastelito, fácil de comer y crujiente, es irresistible para los paladares más golosos.

Rellenas de la tradicional crema pastelera o de cremas cítricas como naranja o limón hasta cremas a base de café, pralinés de frutos secos o cacao. O la más clásica, la más popular, la milhojas de nata.

Entre estas finas capas de pasta, se dejan ver, en algunas ocasiones, trozos de fruta fresca o sustituyendo la crema pastelera por dulce de leche (Tarta Rogel en Argentina) o mermeladas.

En cuanto a la pasta o masa philo, filo o phyllo está elaborada con harina, aceite, agua y sal. Muy fina y transparente como una hoja de papel, es utilizada en la cocina árabe y griega para la elaboración de postres como el Baklava (pastel de nueces bañado en miel) o platos salados como la pastela (relleno de carne).

Reinventamos este clásico postre con un toque de café, frutos rojos y hierbabuena.

Cómo hacer una Milhojas de Café y Vainilla

Milhojas de Café y Vainilla
Milhojas de Café y Vainilla

Ingredientes

Para la milhojas

5 hojas de pasta philo

C/s de mantequilla

Para la crema pastelera de café

250 ml de leche entera

2 sobres de café soluble (40 g)

½ vaina de vainilla

3 yemas de huevo (45 g)

60 g de azúcar

30 g de maicena

20 g de mantequilla

Además

Azúcar glas

Frambuesas

Hojas de hierbabuena

Elaboración

Para la milhojas

Derretir al microondas la mantequilla hasta conseguir una consistencia líquida. Estirar una hoja de pasta philo y con la ayuda de una brocha pintarla de mantequilla. Colocar encima de la misma otra hoja de pasta y deslizar el palo de amasar por encima para que quede bien adherida. Repetir la misma operación con el resto de pasta philo.

Para la crema pastelera de café

Calentar en un cazo la leche con la vaina de vainilla abierta y raspada para extraer todas sus semillas y sabor. Una vez templada, disolver el café soluble.

En un bol mezclar las yemas de huevo, el azúcar y la maicena hasta lograr una crema homogénea.

Incorporar toda la leche templada al bol, mover y volver a llevar la mezcla completa al fuego hasta lograr una consistencia espesa. Añadir el trozo de mantequilla para aportarle brillo a la preparación.

Verter en un recipiente la crema pastelera de café y tapar con papel film a piel evitando así la entrada de aire. Conservar en nevera.

Acabado y presentación

Colocar la crema de café con una espátula o una manga pastelera sobre dos láminas finas de pasta philo y terminar con una tercera pasta consiguiendo una milhojas de tres capas.

Espolvorear la milhojas de café con azúcar glas. Decorar con frambuesas y hojas de hierbabuena.

“Armonías en Sabores y Fragancias” por Juan Muñoz Ramos

El Vino: Lustau Pata de Gallina. Vino del almacenista Juan García Jarana con 91 puntos Parker y un promedio de 20 años mediante el sistema de criaderas y soleras. Es un vino mágico, seco, meloso y acaramelado, mezcla de higos, dátiles y frutos secos con un final a cacao y cedro.

Acqua Panna y Lustau Almacenista
Acqua Panna y Lustau Almacenista

El Agua: Acqua Panna. Pocas aguas podemos escoger para acompañar por un lado este singular postre y, por otro, este gran vino donde se necesita un agua con delicadeza, respeto, finura y elegancia. Así es el Acqua Panna, única en el postre y única para los grandes vinos.

Trucos

Puedes sustituir el café soluble por crema de avellanas, manteca de cacahuetes, crema de cacao o praliné de frutos secos añadiendo el ingrediente elegido al final de la cocción.

Síguenos en TwitterFacebook o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Autor del artículo
Manu Balanzino
Chef, sumiller y asesor gastronómico. Experto en gestión de Alimentos y Bebidas en el sector de la Hostelería, se encuentra inmerso en labores de asesoramiento a restaurantes en el desarrollo de cartas, vinos, destilados y control de costes. A su vez, asesora a numerosas marcas del sector agroalimentario. Su formación en el sector Servicios comienza en la Escuela de Hostelería de Benalmádena, para posteriormente ampliar sus conocimientos, cursando la "Diplomatura en Gestión de Alimentos y Bebidas" en CIOMijas, y el "Certificado Profesional de Sommelier Internacional" por ESHOB. Manu Balanzino es un apasionado del mundo de la comunicación, y ha fundado el periódico digital de gastronomía, The Gourmet Journal, una publicación referencial del ámbito gastronómico la cual dirige. Además, es colaborador experto en gastronomía en revistas especializadas como Andalucía de Viaje, El Gourmet (AMC Networks International Latin America) y Diario Sur. En radio, conduce el programa "Momentos Gourmets" en COPE y en televisión, colabora en Canal Cocina, RTV Marbella y Fuengirola TV.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies