Con la colaboración de:

Pol Roger, un lujo para todo momento

Pol Rogel

La bodega

[dropcap]S[/dropcap]i tenemos que empezar a catar  y a disfrutar el vino, vamos a empezar con aires de fiesta, y es que los mejores momentos de nuestra vida están siempre rodeados de burbujas y si hablamos de burbujas vamos a hacerlo con el rey, “ El Champagne”, por supuesto no quiero menospreciar a los grandes cavas que tenemos en España  u otros espumosos de calidad, pero  hoy hablamos de Champagne, de su cultura y de su tradición, porque hablar de tradición no significa poner viejas fotos de hace dos o tres siglos, hablamos de disfrutar de champagne en el desayuno, almuerzo, como aperitivo para toda la comida y que junto con los grandes vinos generosos de Andalucía, es el producto más versátil a la hora de acompañar una comida, y el que más respeta a las elaboraciones culinarias, el otro día estaba hablando con un amigo cocinero de un gran restaurante con una estrella Michelin y me decía que si pudiera, sólo tendría espumosos en la carta, porque es el producto que más respeta y resalta la comida, cansado de competir con grandes vinos tintos estructurados y poderosos que enmascaran el buen hacer de los cocineros en algunos platos.

Así, hoy hablamos de una gran bodega, no en producción,  sí, en calidad, y un gran embajador de su champagne, Winston Churchill, con su célebre frase “En la Victoria lo merezco, en la derrota, lo necesito”. Hablamos de Pol Roger, que con su Brut Reserva lidera en calidad, respetando la esencia del Champagne.

El Vino

Para empezar, decir que este champagne lo vamos a acompañar con una gran cantidad de alimentos, quizás… y para romper moldes no lo acompañaría con ostras, pues éstas irían mejor con un Blanc de Blancs, a partir de ahí será un gran aliado de mariscos, pescado  e incluso carnes blancas resaltando el mi-cuit de foie, y evitando dulces y repostería pesada.

Contracata

La vista de este champagne se muestra con una burbuja integrada, fina y constante, y un color amarillo pajizo, pero que denota los tres años mínimos de crianza, nos sorprende estos aromas de manzana y una finísima pastelería, que se corresponden en la boca con ésa sensación de textura de una mousse más que de una bebida con gas, lo mejor que tiene éste champagne es la ácidez que nos refresca en cada sorbo y nos invita al siguiente, consiguiendo resaltar  y respetar la comida, una gran unión para disfrute del comensal y tranquilidad del chef.

Sin lugar a dudas un champagne, que sin tener precios astronómicos, consigue que estemos tuteando a uno de los mejores “vinos  del mundo” … el champagne.

Autor del artículo
Ángel González
Sommelier del Marbella Club Hotel y ha sido elegido como "Mejor Sumiller 2009" por la Asociación de Sumilleres de Andalucía, Málaga Costa del Sol. Además, es docente de sumillería en CIOMIJAS desde 2006, teniendo en su CV, haber trabajado en lugares como; Bristol, Gijón, Tenerife, St Moritz, Dubai, entre otros. Un amante del vino que en sus pocos ratos libres, viaja buscando descubrir más, sobre este apasionante mundo de la enología.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies