Con la colaboración de:

Un paseo por Château Lafite

No creemos que haya un vino más mítico, más deseado y más icónico que el Château Lafite Rothschild. Este monstruo de Burdeos se han convertido en objeto de culto y en el objetivo de muchos inversionistas, especialmente de China.

Château Lafite Rothschild
Château Lafite Rothschild

[Pancho Campo] Prácticamente todas las inversiones en vino usan como punto de referencia los precios alcanzados por los grandes vinos de Burdeos, pero en especial Lafite. Este último se ha convertido en un objetivo de las inversiones de algunos de los más poderosos y adinerados inversionistas chinos, quienes han conseguido que los precios de Lafite hayan alcanzado cifras record en los últimos años.

Esta prestigiosa propiedad se encuentra en la localidad de Pauillac de la región del Médoc en Burdeos y era propiedad de Gombaud de Lafite ya por el 1234. En el siglo XVII pasa a ser propiedad de la familia Segur hasta la Revolución francesa, durante la cual su propietario fue ejecutado. Años después fue comprado por una serie de inversores holandeses. El 8 de agosto de 1868, el Barón James de Rothschild adquiere el Château Lafite. El Barón fallece 3 meses después de la compra, por lo que Lafite pasa a ser propiedad conjunta de sus tres hijos: Alphonse, Gustave y Edmond. En aquel entonces la bodega ya contaba con 74 ha de viñas y hoy en día es una de los viñedos clasificados de mayor tamaño.

Château Lafite Rothschild
Château Lafite Rothschild

Lafite es un “Premier Cru Classé” en la famosa clasificación de 1855. Esta clasificación fue ordenada por Napoleón III con motivo de la Exposición Universal de París. Se pidió a los negociantes de Burdeos que clasificaran los vinos de la región para que los asistentes a la Expo tuviesen un punto de referencia. Los vinos se catalogaron por importancia en cinco categorías: primeros, segundos, terceros, cuartos y quintos “crus”. Los vinos blancos, por entonces de mucha menor importancia que los tintos, se limitan a las variedades dulces de Sauternes y Barsac y se catalogaron sólo de primera y segunda cosecha. Entre los “1er Cru Classe” se clasificó junto a Lafite a Château Margaux, Château La Tour y Château Haut-Brion. Años más tarde, en 1973, se ascendió al Château Mouton-Rothschild de segundo “cru” al primer grupo. Esta clasificación solo se ha cambiado un una ocasión más, en 1856 cuando se permitió la entrada a Château Cantemerle al quinto grupo. Todos los vinos se catalogaron según la reputación del Château y el precio de mercado, lo que en aquella época se consideraba indicativo de calidad pero nunca se llegó a catar ningún vino. Otras zonas importantes como St. Emilion o Pomerol quedaron fuera de esta clasificación, lo que algunos expertos consideran fue un error y cuestionan la vigencia de esta clasificación.

El vino de Château Lafite Rothschild está elaborado con un 80 a un 95 % de cabernet Sauvignon y lleva entre un 5 y un 20 % de merlot y hasta un 3 % de cabernet franc y petit verdot. Ocasionalmente se hacen excepciones, como en la cosecha de 1961 en la que el vino fue elaborado con 100 % de cabernet sauvignon. Solo se elaboran dos vinos, el “premier vin” y un segundo vino conocido como Carruades de Lafite. Lafite es un vino capaz de envejecer maravillosamente y se dice que no alcanza su plenitud hasta que han pasado 15 o 20 años por lo menos. Es un vino que en la nariz presenta aromas de arándanos, grosellas negras y cassis mezclados con toques elegantes de madera de cedro que, según los expertos, son casi características de este Château. En la boca lo que más llama la atención es su elegancia, la suavidad y la complejidad que tiene el vino con una personalidad única. Son ya más de dos siglos los que el Château Lafite Rothschild lleva produciendo uno de los más grandes vinos en la historia de la humanidad. Es todo un mito al que contribuyen anécdotas como la gran afición que tenía por este vino el presidente Thomas Jefferson desde que visitó la finca y se convirtió en su mayor admirador.

P. D. Recuerden que estamos en Twitter: @gourmetjournal y Facebook.

Autor del artículo
The Wine Academy

Fundada por Pancho Campo, centra sus actividades en la organización de eventos, servicios de marketing y promoción, así como en la formación y educación de los profesionales del sector y de los aficionados. Una faceta muy importante de sus actividades es la promoción internacional del vino español, a través del programa Spanish Wine Experience. ‘The Wine Academy’ imparte los cursos de la Wine & Spirit Education Trust (WSET).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies