Con la colaboración de:

El atramuz, el “super food” ecuatoriano

En uno de mis viajes a Cádiz, mi amiga Pilar me llevó al mercado exclusivamente para comprarlos. Aquellos estaban ya cocidos y estaban conservados en un pote de cristal con agua salada y listos para comer.

Altramuz
Altramuz

Aquel día los disfrutamos como tapa, mientras tomabamos una copa y cocinabamos. En ese momento me sentí complacida por haber descubierto un nuevo ingrediente.  Pero ahí no quedó la cosa, pues llegué a Ecuador hace unas semanas y descubrí que allí es tan común que los encuentras por todos lados y se usan en muchos de sus platillos típicos. Fue entonces cuando despertó esa piquiña que me da por lo desconocido y me lancé a investigar.

El chocho, altramuz, lupín o lupino es una legumbre muy especial. Original de Ecuador desde tiempos prehispánicos, los pobladores del Viejo Mundo lo consideraron comida de pobres y dejaron de cultivarlo en favor de otros cultivos que traían de Europa… ¡no sabían lo que se perdían!

Presten atención mis amigos vegetarianos porque el chocho es proteína en un 50% y ya se considera tanto o más nutritivo que la quínoa y la soja. Está lleno de Omega 3 y 6 y lo equiparan incluso con el aceite de oliva virgen. Por estas propiedades y por lo rico y versátil que es, el chocho va camino de convertirse en el próximo súper alimento según grandes los expertos en agricultura ecuatoriana.

“Cebichocho”
“Cebichocho”

No me cansaré de contarles todo lo que no se dice sobre la gastronomía ecuatoriana pues me ha conquistado mi paladar latino. En los mercados de Quito, la gente compra “chochos tostados” como aperitivo de media mañana o almuerzo. En el mercado de Santa Clara, por menos de un dólar, me saboreé el “cebichocho”, un plato típico con chochos, maíz tostados, tomate, limón, chifles (mariquitas) y cilantro, que me dejó literalmente sin palabras de lo sabroso que era con tan simples y económicos ingredientes. Incluso preparan “chochos con tostado” que consiste en chochos con maíz tostado y una rodajita de limón.  Tambíen preparan “aji de chochos”, una especie de “salsa criolla” para añadir a cualqueir empanada, bolón de verde (similar al mofongo) o cualquier carne pues se come con todo.  Se cocina hirviendo ají amarillo y tomate de arbol, una vez cocido, se deja enfiar y se licua con un poco del agua, aceite, y se le añade luego cebolla paiteña (roja), chochos pelados, una pizca de sal y en ocasiones cilantro. Incluso en cuaresma, la sopa típica es la “fanesca”, en la que su principal ingrediente son los chochos.

Esta “soja de los Andes”, como también se conoce a los chochos, te encantará como aperitivo con una cerveza, una soda o un vino, del mismo modo que disfrutas de las aceitunas. Si aún no los conoces, pruébalos en cuanto tengas la oportunidad de encontrarlos, seguro se pondrán muy de moda pronto.  ¡La Cocina No Muerde!

P. D. Recuerden que estamos en Twitter: @GourmetJournal y Facebook.

Autor del artículo
Doreen Colondres
Doreen Colondres es una apasionada del mundo de la gastronomía. Autora del Amazon Best Seller: La Cocina No Muerde. Graduada en artes culinarias y certificada en vinos. Una viajera incansable, editora de cocina y vinos de más de 20 medios hispanos alrededor del mundo, portavoz de marcas y consultora. Reconocida por su chispa, que nos contagia a disfrutar del tiempo que pasamos cocinando y comiendo. Su misión es convencernos de que la cocina es divertida, relajante, fácil, romántica y más importante, saludable. “La cocina es una herencia y una tradición que hay que proteger, come rico y pásala sabroso”, Doreen Colondres.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies