Con la colaboración de:

Pasas de Málaga

Las pasas malagueñas son elaboradas con la variedad moscatel y secadas al sol

Las pasas de Málaga es un producto con mucha historia en la provincia que ha ido consolidando cada año en la comarca de la Axarquía y en el municipio de Manilva, escasos 100 kilómetros de la capital.

Las pasas se obtienen en un proceso largo que comienza con la vendimia en el mes de agosto y se extiende hasta mediados de septiembre -siendo la comarca de la Axarquía la única de Europa donde la recogida de la uva se hace completamente a mano debido a sus abruptas pendientes en los terrenos- hasta acabar siendo secadas. La única variedad amparada por la Denominación de Origen Pasas de Málaga es la uva Moscatel de Alejandría o también denominada, Moscatel de Málaga o Moscatel Gordo.

Esta técnica de desecación de la uva, también llamada asoleo, es de origen milenario y consiste en extender las racimos maduros de uvas en los paseros para que se deshidraten al sol, en un proceso que puede durar entre 20-25 días y dependerá de la climatología del año. Una vez transcurridos los días, se realiza el picado, un proceso totalmente manual que consiste en desgranar los racimos con la ayuda de unas tijeras específicas.

Las pasas son secadas al sol en grandes paseros
Las pasas son secadas al sol en grandes paseros. Foto: D.O Pasas de Málaga

Como dato curioso, decir que los racimos más pequeños son extendidos en las zonas más externas debido a que son los primeros en recolectar. Mientras que los racimos más gordos, se colocan en el centro del pasero ya que los días hasta convertirse en pasa suele ser mayor. Otra curiosidad es que 100 gramos de frutos debe contener como máximo 80 pasas de Málaga según indica el reglamento.

A causa de la importancia de las pasas de Málaga, El Borge celebra el Día de la Pasa a mediados de septiembre. También destaca la Fiesta de la Pasa de La Viñuela, la Fiesta de Viñeros en Moclinejo, o en Almáchar, la Fiesta del Ajoblanco, tradicional sopa malagueña elaborada con almendra, ajo, pan, vinagre, aceite de oliva y sal, coronada con pasas.

Un producto tradicional de más de tres siglos de historia que ha ido renovándose buscando sorprender al consumir con elaboraciones diferentes como la mermelada de pasas de Málaga, perfecta para una merienda o infinidad de postres. Su uso es amplio, desde ensaladas hasta carnes, pescados o dulces.

VER: NUECES PECANAS

Síguenos en Twitter, Facebook o recibe nuestras noticias pinchando aquí.

Autor del artículo
Manu Balanzino

Chef, sumiller y asesor gastronómico. Experto en gestión de Alimentos y Bebidas en el sector de la Hostelería, se encuentra inmerso en labores de asesoramiento a restaurantes en el desarrollo de cartas, vinos, destilados y control de costes. A su vez, asesora a numerosas marcas del sector agroalimentario.
Su formación en el sector Servicios comienza en la Escuela de Hostelería de Benalmádena, para posteriormente ampliar sus conocimientos, cursando la “Diplomatura en Gestión de Alimentos y Bebidas” en CIOMijas, y el “Certificado Profesional de Sommelier Internacional” por ESHOB.
Manu Balanzino es un apasionado del mundo de la comunicación, y ha fundado el periódico digital de gastronomía, The Gourmet Journal, una publicación referencial del ámbito gastronómico la cual dirige. Además, es colaborador experto en gastronomía en revistas especializadas como Andalucía de Viaje, El Gourmet (AMC Networks International Latin America) y Diario Sur. En radio, conduce el programa “Momentos Gourmets” en COPE y en televisión, colabora en Canal Cocina, RTV Marbella y Fuengirola TV.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies