Con la colaboración de:

Caracoles de granjas malagueñas

Caracoles de granjas malagueñas, alta calidad en peligro de extinción

La helicicultura o granjas de producción y cría de caracoles bajo fines comerciales, han experimentado en los últimos años un aumento vertiginoso de las empresas que se han sumado a esta industria agroalimentaria, existiendo a día de hoy más de 30 empresas de esta índole en nuestra provincia repartidas por sus diferentes comarcas, si bien, la competencia desleal llegada desde Marruecos principalmente como ahora mostraremos hace peligrar a muchas de ellas y además, desvirtúa enormemente la calidad del producto final.

La especie de caracol de granja criada mayoritariamente en nuestra provincia, es de la variedad Hélix Aspersa Müller, también conocida como “Bover”. Los caracoles, son criados en gratas condiciones hasta su comercialización (vivos siempre) entorno a 6-8 meses desde su nacimiento, bajo temperatura y humedad controlada por climatización con agua por aspersión y alimentación con piensos ecológicos, asegurando en todo momento su trazabilidad y que les llegue a los particulares y/o restaurantes en un máximo de 48 horas desde su recogida.

El precio de venta al público oscila entre los 6,00-10,00€/kg el cuál es marcado semanalmente en nuestro país por la lonja de Bellpuig (Lérida). Siendo nuestros caracoles inmensamente apreciados fuera de nuestra provincia por su calidad, especialmente en Barcelona, País Vasco, Madrid y/o Galicia.

Los caracoles llegados desde Marruecos por el contrario, son caracoles mayoritariamente de la especie Otala láctea (posee un 30% menos de carne que nuestro Bover, la concha pesa más y se rompe al cocinarlo). Además son caracoles silvestres por lo que poseen un escaso control sanitario y casi nula trazabilidad, donde no se sabe exactamente su alimentación (es conocido que suelen comer cadáveres de animales para proveerse del calcio, además por ello los cementerios son un punto de fácil recogida de estos animales..).

Suelen llegar al consumidor/restaurante meses después de su procesado con la mayoría de los caracoles que se adquieran ya muertos.

En Europa debido a estas premisas está prohibida la comercialización de caracoles silvestres, pero llegar llegan, y a un precio de alrededor de 1,00-1,50€/kg, así que pidan siempre Caracol de Granja por calidad y seguridad.

Además del caracol vivo las empresas malagueñas (algunas marcas son Riocaracol, Hélix Rincón, EcoCol, La Dehesa o Hélix MalaCol, entre otras muchas), es reseñable la empresa Axarcol (primera en formar parte de la marca Sabor a Málaga) pionera de la provincia en comercializar el mágico “Caviar o Perlas blancas de Caracol”, de enorme excelencia y obtenida tras más de 300 puestas de estos animales, alcanzando un precio de 1.600€/Kg.

Ver: Los electrodomésticos que no deben faltar en tu cocina

Autor del artículo
Juanmi Rubio
Graduado Universitario en Hosteleria por la Universidad de Alcala de Henares, Sumiller Diplomado por ESHOB, Experto en Gastronomía por la Universidad de Málaga o Titulado Superior en Direccion de Proyectos por la EOI. Compagina actualmente su labor como asesor de empresas turísticas e instituciones públicas en materia de gestión de F&B o promoción agroalimentaria, junto con la dirección de grandes proyectos del sector turístico, agroalimentario y gastronómico. Es profesor de la cátedra de enogastronomia y Turismo "Sabor a Málaga" perteneciente a la Universidad de Málaga, así como colaborador en diferentes MMCC especializados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies