Con la colaboración de:

Espumosos malagueños

Descubre cuáles son los nuevos espumosos de moda con acento malagueño

Botani Espumoso
Botani Espumoso. Foto: Social Vinum

Tiempo ha pasado desde que el monje benedictino Dom Pierre Pérignon “hiciese” saltar en el año 1670 el corcho de la primera botella de vino espumoso en la región francesa de Champagne justo en la Abadía de Hautvilliers en el municipio de Épernay tras la segunda fermentación realizada de un vino en el interior de una botella cerrada junto a azúcar y levaduras lo que ocasionaría la creación de forma natural de esa mágica “espuma” que cada vez capta más adeptos por su elegancia y sofisticación. Había nacido el método champanoise de segunda fermentación en botella, el proceso de elaboración de vinos espumosos de mayor excelencia del planeta al que siguen en calidad según su proceso de creación de sus burbujas los elaborados según el método Charmat o Granvás (segunda fermentación en grandes depósitos posteriormente embotellado y el más usado en la mayoría de espumosos a nivel mundial) o los vinos gasificados, a los que se añade CO2 de forma artificial y son de baja calidad.

Florestel Espumoso Seco
Florestel

Esa eclosión de espumosos de diferentes estilos, con terruños de su viñedo marcados o monovarietales aptas para largas crianzas confluye en la actualidad por la cada vez mayor venta de espumosos semidulces por su elegante frescor y atractivo paso por boca con orígenes en los célebres Asti Spumantes del Piemonte italiano o mejor dicho, por el asequible precio en los tristemente laureados en nuestro país (pero de pésima calidad al adquirir lo más baratos y mira que los hay buenos), lambruscos rosados de numerosas pizerrías. Gracias a esta moda y al empuje e innovación de varias bodegas de nuestra provincia nacen los espumosos malagueños, tanto secos como dulces que gracias a su calidad, desparpajo y elegancia se hacen idóneos para brindar o consumirlos durante todo el año, pero con acento muy nuestro. Ahora los conoceremos:

Florestel Espumoso Seco, nacido desde bodegas Quitapenas siguiendo el método Charmat en base a uvas recogidas de la Axarquía, es elaborado 100% a través de la variedad Moscatel de Alejandría, siendo un espumoso seco en este caso que destaca por su grata potencia en nariz en base a flores de azahar con gran elegancia frutal.

P.V.P. aproximado (tienda especializada): 8.50€/botella.

Botani Espumoso Seco
Botani Espumoso Seco

– Botani Espumoso Seco, el último en llegar a las mesas malagueñas y elaborado por bodegas Jorge Ordóñez desde el malagueño municipio de Almáchar en la Axarquía. Es elaborado a través del método Charmat y continúa con una preciosa biznaga en su etiqueta al igual que en el caso que su espumoso dulce, siendo elaborado 100% por la mágica Moscatel de Alejandría. Espumoso sugerente en nariz destaca por su formidable paso por boca.

P.V.P. aproximado (tienda especializada): 12.50€/botella.

Apiane Espumoso Dulce
Apiane

Apiane Espumoso Dulce, creado en el municipio de Mollina por bodegas Tierras de Mollina, 100% a través de la variedad Moscatel Morisco (de racimos más pequeños y prietos que su hermana de Alejandría), se alza como un vino elegantísimo, de grato paso por boca y buen equilibrio dulzor-acidez.

P.V.P. aproximado (tienda especializada): 9.95€/botella

– Botani Espumoso Dulce, el primer espumoso dulce de nuestra provincia y fenómeno de masas en su anterior edición, sigue siendo elaborado 100% en base a la variedad Moscatel de Alejandría siguiendo el método Charmat. Una auténtica y placentera “bomba” en nariz que no deja indiferente por su seductora burbuja y paso por boca.

P.V.P. aproximado (tienda especializada): 11.50€/botella.

Ver: Tomate deshidratado

Autor del artículo
Juanmi Rubio
Graduado Universitario en Hosteleria por la Universidad de Alcala de Henares, Sumiller Diplomado por ESHOB, Experto en Gastronomía por la Universidad de Málaga o Titulado Superior en Direccion de Proyectos por la EOI. Compagina actualmente su labor como asesor de empresas turísticas e instituciones públicas en materia de gestión de F&B o promoción agroalimentaria, junto con la dirección de grandes proyectos del sector turístico, agroalimentario y gastronómico. Es profesor de la cátedra de enogastronomia y Turismo "Sabor a Málaga" perteneciente a la Universidad de Málaga, así como colaborador en diferentes MMCC especializados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR